De nuevo una oleada de pateras y otra vez se repite el problema. La capacidad de los centros de menores que acogen a niños inmigrantes en la provincia de Cádiz están saturados. Así lo denuncian los trabajadores de estos centros que advierten que el colapso que están viviendo «es caótico» y temen que según avance el verano será «mucho peor».

«Esto va a superar con creces lo del año pasado», cuenta uno de esos educadores a este periódico. «Ahora mismo en todos los centros de la provincia de Cádiz se está superando el cupo». El de La Inmaculada en La Línea, con capacidad para 24 menores, están acogidos actualmente un centenar de ellos, es decir, está cuatriplicando su cupo. En el Manuel de Falla de Jerez, donde supuestamente tiene que haber 25 jóvenes, ayer mismo había una cincuentena. El de Algeciras, Villamartín y el Tolosa Latour de Chipiona, lo mismo. Todos superan con creces sus cifras de aforo.

«Están durmiendo en el suelo con colchonetas, ¿qué vamos a hacer si no?». Por los pasillos y los salones se distribuyen como pueden porque «no hay ni habitaciones ni camas disponibles». En el centro de La Línea se está usando el gimnasio como 'habitación' temporal. Además también allí ha habido que hacer tres turnos de comida porque no se podía servir a los menores en uno solo. «Es todo esperpéntico», intenta explicar este trabajador, «no sé ni cómo describírtelo...».

© La voz de Cádiz.es Artículo completo

Redacción chipiona.city

Web: chipiona.city

Toda la información de Chipiona en un sólo lugar. Noticias, fotografías, vídeos, encuestas, deportes, etc.