Colors: Orange Color

En unos pocos días, el 27 de Mayo, se celebrará la peregrinación o Romería del Pinar 2018, cuando los hermanos acompañen a Ntra. Señora de Regla del Pinar hasta su ermita, después de que el jueves 24 tenga lugar el traslado de la Virgen que será conducida al Santuario donde permanecerá todo el fin de semana. Pero, ¿de dónde viene la tradición de la Fiesta del Pinar?

Son escasos los documentos referentes a esta etapa en Chipiona, lo que produce una laguna con respecto a la historia de nuestro pueblo. Por ejemplo, en el libro "Chipiona" de la Diputación de Cádiz se dice que al no tenerse referencias escritas de la Chipiona musulmana, no se puede afirmar si existió Chipiona como pueblo en estos siglos, pero que: "Solo sabemos que el castillo originariamente fue construido por los musulmanes".

Desde sus inicios, el comercio y la industria de Chipiona ha buscado siempre la difusión o divulgación de sus productos a través de la publicidad en los medios de comunicación, con la intención de que el público actuase de una determinada manera, adquiriese sus productos e incrementase el consumo. En Chipiona desde al menos el siglo XIX las empresas bodegueras, los pequeños hoteles y el comercio en general han publicitado sus productos sobre todo a través de la prensa, en cuadernillos de promoción turística, etc.

Aproximadamente sobre el año 1603 ocurrió en nuestra costa, concretamente en la Playa de Regla, un acontecimiento en el que unos navíos turcos quisieron asaltar el Santuario de Ntra. Sra. de Regla y ante el cual los chipioneros hicieron un alarde de estrategia y valor para evitarlo.

José María Lorenzo es un espectador habitual de la realidad chipionera que logra plasmar en sus instantáneas con una maestría que le han valido ya varios premios de fotografía.

Galería de fotografías de Pepe Montalbán Lorenzo

Aunque llevamos ya casi treinta años sin aquello que los niños de mi época llamábamos los "Palos del Castillo" aún perdura entre mis buenos recuerdos aquellos momentos tan agradables y festivos que pasábamos allí jugando, unas veces los utilizábamos como portería para jugar al fútbol, otras para tomar la sombra después de haber estado jugando, o mariscando en el corral de "Ramoncito", subiéndonos a ellos con los pantalones arremangados para no mojarnos mientras bajaba la marea, o simplemente trepando en ellos a ver quien aguantaba más tiempo colgado de los brazos a aquellos palos.

Galería de fotografías de Manuel Durán el Pollo